Ciudades

Bogotá, capital de Colombia

by | 11 Ene, 2021 | Ciudades | 0 comments

Bogotá, Distrito Capital (Bogotá D.C.), antes Santa Fe de Bogotá, es la capital de Colombia y también la del departamento de Cundinamarca. El conquistador español Gonzalo Jiménez de Quesada (1509-1579) fundó la ciudad el 6 de agosto de 1538 en el centro del país, al pie de la cadena andina de Monserrate, en la parte sur del Altiplano cundiboyacense.

Es la ciudad más grande de Colombia, extendiéndose en semicírculo en una zona natural llamada Sabana de Bogotá, 33 km de norte a sur y 16 km de este a oeste. Está organizado en un Distrito Capital descentralizado, compuesto por 20 distritos, y goza de autonomía para gestionar sus intereses dentro de los límites impuestos por la Constitución y la ley. Bogotá es la metrópoli indiscutible del país desde el punto de vista administrativo, económico y político.

Su altitud de 2,640 m hace de ella la tercera capital más alta del mundo, después de La Paz (Bolivia) y Quito (Ecuador). El área metropolitana de Bogotá aglutina la parte urbanizada del Distrito Capital (D.C.) – de los cuales 75% de los 1,600 kilómetros cuadrados pertenecen al accidentado macizo de Sumapaz cubierto de páramo (formación vegetal húmeda ubicada entre los 3,500 y 4,500 metros) – y diecisiete municipios del departamento de Cundinamarca, incluyendo las municipalidades de Chía, Cota, Soacha, Cajicá y La Calera.

Centro político, económico y cultural de Colombia

Como capital del país y la ciudad más poblada de Colombia, Bogotá destaca como el centro político, económico, industrial, cultural y turístico más importante del país, ocupando un lugar preponderante en Latinoamérica.

En el ámbito político, Bogotá es la sede de los órganos políticos más importantes:

  • El ramo ejecutivo, cuya sede es la Casa de Nariño, residencia oficial del presidente de la República.
  • El ramo legislativo, el Congreso de la República de Colombia.
  • El ramo judicial, cuya sede es el Palacio de Justicia de Colombia, en la plaza Bolívar, que comprende la Corte Suprema de Justicia, la Corte Constitucional, el Concejo de Estado y el Concejo Superior de la Judicatura.

En el ámbito cultural, es de gran interés gracias a la presencia de algunos de los centros culturales más importantes de Colombia, entre los que destacan numerosos museos, teatros y bibliotecas. Además, allí se celebran festivales de renombre nacional e internacional que atraen a públicos de todo el mundo.

Académicamente, la ciudad se ha destacado por la presencia de algunas de las universidades más reconocidas del país. La UNESCO le otorgó el título de Capital mundial del libro del año 2007, y su gran producción cultural le ha valido el sobrenombre de “Atenas sudamericana”, recordando a la cuna de los grandes poetas clásicos de la civilización occidental.

Bogotá, capital de Colombia, es considerada una ciudad global de tipo Beta + (o ciudad global) por el GaWC (Globalization and World Cities).

Historia

Antigua capital colonial (Santa Fe de Bogotá, fundada en 1538), “Atenas de las Américas”, centro administrativo y cultural, la ciudad ha vivido durante mucho tiempo de la renta de las tierras de las haciendas circundantes. Tenía sólo 100,000 habitantes alrededor de 1900 (2% de la población del país), pero aumentó a 660,000 en 1951 (7,4%) y 7,8 millones en 2005 (16%) y 8.7 millones en 2013.

Convertida, en la década de 1950, en el primer polo industrial del país y en su principal centro económico (15% del PIB contra 30% en 2005), la ciudad amplió la brecha con las demás metrópolis colombianas (Medellín, Cali, Barranquilla) y acentúa su primacía en todos los campos (alrededor del 70% del movimiento bursátil, el 50% de los graduados de educación superior y el 30% del valor agregado industrial a mediados de la década de 2000).

La ciudad se desarrolló primero linealmente, a ambos lados del corazón histórico: los hermosos distritos se han extendido hacia el norte, acompañados por el cambio de la centralidad terciaria; los barrios obreros se hincharon hacia el sur y subieron las laderas de Sumapaz. Desde la década de 1970, la fuerte expansión de los barrios burgueses hacia el oeste, hacia el aeropuerto internacional El Dorado, ha matizado la oposición socioespacial entre un norte rico y un sur pobre. Dos grandes ejes, centro-norte (terciario) y centro-oeste (industria), estructuran las actividades productivas. Este sistema se complementa con la reciente creación de redes de distritos periféricos a través de grandes centros comerciales.

El desarrollo económico sostenido, la moderación del crecimiento demográfico (menos del 4% anual desde fines de la década de 1970) y, a partir de la década de 1990, una gestión municipal y prácticas urbanas más racionales ofrecieron mejores condiciones de vida colectivas que en otras megaciudades andinas (transporte urbano, desarrollo de espacios públicos, acceso a servicios básicos como agua y energía).

Sin embargo, en el contexto de violencia (guerrilla, milicias, narcotráfico) que afecta al país desde hace varios años, la afluencia de personas desplazadas (110,000 familias de 1995 a 2004) es un nuevo desafío a afrontar.

[ Más sobre historia de Bogotá ]

Toponimia

El nombre de Bogotá proviene de Bacatá, nombre dado por los indígenas Chibchas, uno de los grupos indígenas cuya civilización fue la más avanzada, conocido por sus notables orfebres y pacíficos labradores. Antes de la conquista española, la ciudad albergaba una gran población. De acuerdo con el cronista español Juan de Castellanos (1522 – 1607), el significado original de Bacatá, en la lengua nativa, era “el fin de los campos”.

El lugar donde hoy se ubica Bogotá había recibido el nombre de Muequetá (“campo o sabana de culturas”), y el distrito del Zipa, es decir del príncipe chibcha más importante entre los gobernantes, fue designado con el de Funza ( “hombre poderoso”). La educación del Zipa se llevaba a cabo en el actual municipio de Chía. Es precisamente en el actual territorio de Funza, municipio ubicado en el departamento de Cundinamarca y un suburbio de Bogotá, así como en los alrededores de Funza donde podemos encontrar el origen de la población de Bacatá, la ciudad donde vivía la mayoría del pueblo chibcha.

Cuando los españoles llegaron a las Indias, que los conquistadores llamaron las Indias Occidentales españolas, los chibchas ya vivían allí.

A lo largo de la historia, Bogotá y sus alrededores han tenido diferentes nombres. En muisca, lengua amerindia -ya extinta- que hablaban los indios chibcha, la denominación de origen del lugar donde los españoles fundaron la ciudad era Thybzacá o Teusacá, de donde proviene Teusaquillo, el actual distrito 13 de Bogotá. En 1538, cuando el conquistador Gonzalo Jiménez de Quesada (1509 – 1579) fundó la ciudad, le dio el nombre de Nuestra Señora de la Esperanza. Sin embargo, un año después, en 1539, cuando la ciudad fue fundada legalmente, este nombre cambió a Santafé o Santa Fe. Sin embargo, dada la necesidad de distinguir a la ciudad de otros Santafé, y porque Bogotá era el nombre indígena de la región, se hizo común llamarla Santafé de Bogotá aunque ese no fue su nombre oficial durante la época colonial. En ese momento, el actual distrito de Funza también llevaba el nombre de Bogotá.

Después de obtener la independencia en 1819, Santa Fe recibió nuevamente el nombre indio de la antigua capital chibcha: Bogotá. De hecho, su nombre oficial era, excepto durante la época colonial, Santa Fe de Bogotá, pero comúnmente se la conocía solo como Santa Fe para distinguirla de la actual Funza. La constitución de 1991 cambió indirectamente el nombre de la capital que se convirtió en Santa Fe de Bogotá. La polémica que generó este cambio derivó en la reforma constitucional del 18 de agosto de 2000 para eliminar las palabras “Santa Fe de”, devolviéndole finalmente el nombre de Bogotá.